Tiempo estimado de lectura: dos minutos

¡Estar donde estés!, reza uno de los eslóganes último de este Banco que ha confiado en la figura de Rafa Nadal para hacérnoslo creer. ¡Pobre Rafa!: yo me acuerdo mucho de él cada vez que el Banco no está donde yo estoy.

Situación: entrada en mi cuenta de recibo domiciliado de Ayuntamiento por valor de 20 euros. Repito: ¡20 EUROS!

Acuerdo: verbalmente me dijeron que los recibos de Administraciones no los devuelven por lo que implica su devolución para el contribuyente. Esto es imposible que te lo encuentres en un contrato escrito; pero para mí, que trabajo en el ámbito de la Calidad, la palabra es y siempre será un contrato también (esto último es el primer THINKING POINT del artículo).

Hechos: el recibo me entró tarde en la mañana de ayer. En ese momento no tenía saldo (5 pavos) y por imposibilidad física de acudir a un cajero, decidí hacer una transferencia desde otra entidad financiera. Ni 12 horas más tarde estaba ya el dinero (¡estaba donde ellos están!).

Resultado: esta mañana ya no me aparecía el recibo en cuenta. Lo habían devuelto el mismo día de su cargo.

Acciones: primero, contacto con la entidad por correo (por teléfono, imposible; como casi siempre “no están donde yo estoy”), indico todo lo anterior y me contestan esto (sin desperdicio):

Para andar por casa: si no lo ves bien, dale un par de veces a las teclas <ctrol> <+> y después de leerlo, <ctrol> <->

No hay nada como “echarle la culpa al Sistema”. Pero lo que se desprende de esta respuesta es que parte del Enfoque al Cliente en Banco Sabadell ¡está en manos de un Sistema! (este es el segundo THINKING POINT).

No sé por qué lo pongo entre admiraciones cuando esto es ya lo más extendido en muchas muchas muchas entidades: financieras, de inseguros, de nocomunicación, etcétera.

Segundo, les respondo para interesarme sobre cómo solucionar el tema, y esto es lo que me encuentro (sin desperdicio nuevamente):

Para andar por casa: si no lo ves bien, dale un par de veces a las teclas <ctrol> <+> y después de leerlo, <ctrol> <->

Ya no es el Sistema; ahora es la persona que ocupa las responsabilidades de “Responsable Centro” quien me dice que lo solucione yo si quiero; y si no quiero, también.

Esto puede ser parte del verdadero Enfoque al Cliente de Banco Sabadell y el verdadero «estar donde estés». ¡El algodón no engaña! (este eslogan, que es un verdad de perogrullo, es el tercer THINKING POINT del artículo).

Cuando una campaña comercial se queda de por vida, es que ha sido un acierto.

Claro que lo mismo debería comprender estas actitudes: deben estar muy ocupados cambiando el domicilio social.

Y ahora, ¡que venga Rafa Nadal y me cuente más milongas!