THINKING POINT 27: “¡SOY UN RESPONSABLE IRRESPONSABLE!”

Tiempo estimado de lectura: sin los vídeos, 7 minutos y medio.

Tengo que confesar que soy un irresponsable; a ver si nos vamos a creer que por hablar de responsabilidad en THINKING POINT yo no soy un Bruto de turno. Hoy quiero confesaaaaaar…

Pantoja

…¡que soy un irresponsableeeee!

Aunque dentro de ello, creo que actúo con cierta responsabilidad. Pondremos en contexto la declaración y después expondremos un “frito variado” de ejemplos.

Parece ser que el término “responsabilidad” viene del verbo latino “respondere”, que significa dar correspondencia a lo prometido, responder.

“Respondere” deriva del prefijo “re” que significa vuelta atrás, y de  “spondere” que no es otra cosa que prometer, obligarse, comprometerse.

Luego podríamos inferir (definición: sacar conclusión) que “responsabilidad” es la cualidad de quien es capaz de responder a sus compromisos, voluntarios u obligatorios, desde la moral y la ética.

Responsabilidad mafalda

Quino y su manera sencilla de hacer humor.

Vamos con los ejemplos.

Este artículo se me ocurrió que debía escribirlo porque hace unos días había quedado con un cliente y en el paseo que di hasta sus instalaciones me topé con un semáforo. Nada de particular en Sevilla, donde la solución a cualquier cruce es un semáforo.

Advirtiendo que había niños en la acera de enfrente esperando a que el muñequito se pusiera verde, esperé. En ese momento, se saltaron el semáforo de peatón una persona en bicicleta, dos jóvenes que irían para el Instituto -la mochila de 40 kilos en la espalda delataba-, tres o cuatro mayores de edad con diferentes aspectos y…una persona con un par de pequeños imberbes (definición: sin barba) agarrados a sendas manos.

En el caso de que haya niños viendo cómo asesinamos eso de “¡mira Ozelito!: el muñequito está rojo; eso significa que no podemos pasar hasta que el muñequito no se ponga verde, porque pasan los coches y nos pueden atropellar y hacernos pupa”, estaríamos enseñando a los críos que “rojo” no significa de verdad que no se puede pasar, sino que no se debería pasar, pero que se puede hacer. Algún día, uno de esos niños cruzará “en rojo” tomando como base el ejemplo que haya visto de nosotros. Esta es la irresponsabilidad. Este es el primer THINKING POINT, así que…

…paramos…

…reflexionamos…

…continuamos.

Como irresponsable que soy, estoy harto de cruzar “en rojo”, creo que cada vez menos. Pero cuando tengo niños en derredor, os puedo asegurar que no lo hago; y si tengo que frenar a quien viene acompañándome, la freno. Es mi respuesta responsable.

Semáforo rojo

Otro ejemplo: son contadas ya las ocasiones en las que aparco mi coche en doble fila, entre otras porque La Primitiva (definición: juego legal de dinero al que nunca gana nadie excepto el Gobierno de turno) no me tocará, pero que pase un policía municipal y me multe es boleto ganador seguro.

Suelo buscar hasta aparcar bien aunque después tenga que andar un ratito hasta el lugar al que quiero ir presencialmente. Ya he interiorizado que no es posible meter el coche dentro del restaurante, ni de la oficina bancaria, ni de la peluquería. Todavía me queda convencer a la madre de mi hijo reconocido.

Lo que no hago nunca, y aquí sí puedo emplear este término tan taxativo (definición: no admite discusión), es aparcar el coche invadiendo una acera a nivel, y menos como el que aparece aquí:

Aparcamiento irresponsable

El coche está haciendo literalmente una hipotenusa con las dos esquinas. Siento la poca definición.

¡No pasa nada!: he dejado un hueco entre mi coche y los de adelante y atrás”. Efectivamente, no pasa nada. Bueno, más que nada debería decirse “no pasa nadie”. Por ese huequito no pasan unos padres con su crío en el carrito, no pasa un mayor con su andador, no pasa un accidentado con sus muletas, no pasa una persona con su silla de ruedas, no pasa una persona con su carro o bolsas de la compra, no pasa un profesional con su maletín de herramientas, no pasa una excursión de niños pequeños agarrados de la mano… ¡No pasan y no pasan!

No es la primera vez que pensando en quienes no pasan he hecho que la policía actuara. Segundo THINKING POINT, así que…

…paramos…

…reflexionamos…

…continuamos.

Más ejemplos de irresponsabilidades: utilizamos muchas veces las desgracias ajenas para hacer bromas, o para explicar lo que no es “normal”, o como muletilla (definición: algo que se repite en idénticas situaciones) de alguna frase. Así, contamos o nos reímos con chistes sobre personas con alguna enfermedad o discapacidad, queremos sentenciar que dos personas del mismo sexo cogidas de la mano no es algo normal, o decimos por una actuación ministerial que este tío o tía es subnormal, con la acepción que desde hace muchísimo tiempo nos enseñaron.

Cierto es que yo me río de mis propias desgracias, porque como dice el refrán: “si lo tuyo tiene solución, pa qué te preocupas; y si no la tiene, pa qué te preocupas también”. Pero una cosa es que yo afronte una situación propia de determinada manera y otra que asuma que los demás harán algo parecido con sus situaciones. De hecho, hace poco ha habido una sucesión de denuncias por bromas o posicionamiento en redes sociales sobre hechos y situaciones varias, como la muerte de alguien (Bimba Bosé o el crío que quería ser torero), la existencia de algo (el Valle de los Caídos) o un hecho violento (el atentado contra Carrero Blanco o en el que mutilaron a Irene Villa).

Sé que a veces se me escapa una broma utilizando las circunstancias que “califican” a una persona como tal o como cual. Por eso, creo que soy un irresponsable, ya que dejo de evaluar el posible daño que pueda estar provocando con mi irreflexión. No pensemos que por decir algo en un entorno en el que no haya alguien representativo del tipo de persona de la que estemos hablando, no estaremos dañando. Estaremos ayudando a extender una malformación de la realidad.

Aquí podría venir una imagen de un chiste, mas no la pongo.

Vamos con otro ejemplo irresponsable. Me voy a poner en plan Íker Jiménez: ¿por qué existimos los seres humanos? ¿Cuál es nuestra misión y nuestra meta? Para lo que nos trae en este artículo, al menos ayudarnos unos a otros podría ser parte de la respuesta.

Vemos/oímos muchas, muchas, muchas noticias de manera indolente, como algo que nos parece normal ¡Qué peligro! En algunos casos sabemos que hay mucha gente que sí está respondiendo, de manera altruista, para hacernos comprender que no deberíamos banalizar ciertos hechos: refugiados, hambre, enfermedades…

Voluntariado

Personas voluntarias para atender obligaciones sociales.

Simplificando, la situación de cada persona más las ganas son las que condicionan el hacerse voluntario de alguna causa. Posiblemente, sea más lo segundo que lo primero. ¿Tenemos tiempo para usar un móvil 2-3 horas al día, o tenemos tiempo para mirar la telebasura (definición: programas de televisión con contenidos groseros y vulgares) 2-3… horas al día, y no tenemos tiempo para un voluntariado?

Lo tengo como objetivo personal, pero de momento no soy voluntario, así que me considero un irresponsable. Pero tampoco es que no haga nada; digamos que no soy voluntario activo, pero si pasivo en algún caso, y semi-activo en otros.

Por un lado, mensualmente dono una cantidad económica a una Organización Sin Ánimo de Lucro (voluntariado pasivo).

Por otro, aprovechando sinergias profesionales (definición: acciones que juntas logran más que por separado), colaboro con otra Organización Sin Ánimo de Lucro poniéndola en contacto con mis clientes para que colaboren con ella.

Soy pues un irresponsable, pero tampoco soy un cero. Algo es más que cero, y muchos “algo” forman un montón. ¡Que se lo digan a una duna! (definición: montaña de arena). Otro THINKING POINT, por eso…

…paramos…

…reflexionamos…

…continuamos.

El penúltimo ejemplo que expongo tiene que ver con eso que el imbécil de Donald Trump no estima: el cambio climático y el agotamiento de los recursos naturales. Simplificando, lo que hay lo hay por culpa de la actividad del ser humano. Soy ser humano. Soy culpable. Soy irresponsable.

¿Qué hago para mitigar mi irresponsabilidad? Lo que muchas personas: que si el reciclaje, que si caminar en vez de usar transporte contaminante, que si cambiar las bombillas incandescentes por ledes (definición: bombillas de bajo consumo que no emplean elementos contaminantes)…

Me detengo en una acción diferente porque me han dicho más de una vez que estoy como una cabra (definición: persona que hace cosas que no parecen tener sentido). Lo hago porque me cuesta poco esfuerzo y sé que estoy poniendo mi gota, nunca mejor dicho: coloco un cubo bajo la salida del aire acondicionado de mi casa. Con ese cubo, todos los días de verano riego mis macetas, y como a veces es mayor el acopio (definición: cantidad) de agua que el consumo, también utilizo esa agua para otros menesteres. He aquí la prueba:

Reciclando agua

Una media de un cubo de 20 litros al día por 120 días son 2.400 litros. Si fuera agua mineral…

Vamos al último ejemplo porque el artículo no puede ser más largo que la saga de Carlos Ruiz Zafón. ¿Cuántas veces hemos matado algún animal? No me estoy refiriendo exclusivamente a un determinado tamaño o a los que se denominan como de cacería. ¡No! La arañilla que espera paciente en una esquina de tu casa, la abeja que se ha colado por la ventana de la cocina, la salamanquesa que está hartándose de mosquitos en el patio, la cucaracha que corre y corre y corre, el escarabajo pelotero que no es capaz de ponerse de pié…

Soy respetuoso con la vida de los animales, aunque a veces…, por eso soy irresponsable.

Nadie me va a cambiar que no vea la matanza de toros como un arte o una fiesta; es una salvaje tradición/acción. Me opongo, me posiciono, no acudo ni veo imágenes; pero no soy activista (definición: persona que dedica tiempo a luchar por aquello que quiere cambiar), y solo veo los toros desde la barrera. Soy un irresponsable por no luchar más denodadamente (definición: esforzadamente) por los derechos de este animal.

Toro

El ser humano se diferencia del resto de animales en su ¿racionalidad?

A nivel “local” si actúo responsablemente con los animales: desde coger un papel, hacer que una una salamanquesina se suba encima y sacarla fuera de mi casa, pasando por convencer a los niños de que no es necesario aplastar con el pié un bichillo que pasa por delante nuestra.

Zapatero en mano

Un ex-presidente de Gobierno Español visitando mi casa.

Lo que no quita para que de vez en cuando me cargue una garrapata de Charlie para que no le vuelva a provocar un problema de salud, o rocíe de spray los mosquitos de mi casa en vez de usar repelente y dar la oportunidad de que se vayan a la casa de la vecina. Eso sí: igual que con la situación del semáforo, delante de niños procuro muy mucho no hacerlo.

Nada me impide que antes de ejercer mi autoridad como Herodes (definición: rey antiguo de Judea del que se dice que ordenó una matanza de niños) piense en por qué tengo que quitarle la vida a un animal. Aquí descansa otro THINKING POINT:

Paramos…

…reflexionamos…

…continuamos.

Llegados a este punto, no sé si he logrado transmitir lo que he querido transmitir. A ver si con un resumen ejecutivo consigo expresar lo que he querido expresar:

Responsabilidad es responder con lógica, con moralidad, con un comportamiento ético, con buen ejemplo. Y es una capacidad, porque al final es una decisión autónoma e independiente que cada cual puede ejercitar libremente. Las circunstancias pueden llevar a una respuesta concreta que no sea adecuada, pero en el global, nuestra “Balanza de la Responsabilidad” debe caer del lado del platillo responsable. para que llegue el día en que podamos pensar que ya somos más responsables que irresponsables.

Somos animales de costumbres; muchas costumbres no tienen una razón lógica y persisten en el tiempo. Puede llevar tiempo cambiarlas. ¡Qué importante es tomar conciencia y actuar en favor de ese cambio!

Los ejemplos que he expuesto pueden parecer peccata minuta (definición: poca trascendencia comparado con otras cosas), pero si a estos niveles y otros parecidos no actuamos, ¿lo vamos a hacer de verdad en nombre de la Responsabilidad Social trabajando en una Organización?

Último THINKING POINT:

Paramos…

…reflexionamos…

…continuamos.

Good vibrations. Tiempo reproducción: 4 min. 10 seg.

Y en todo caso, quien esté libre de irresponsabilidad, que tire el primer adoquín.

La vida tergiversada de Brian. Tiempo reproducción: 18 seg.

———————

FRASESARIO

Qué importa no saber lo que es una recta si no sabemos lo que es la rectitud (SÓCRATES).

Quien quiere hacer algo encuentra un medio o un motivo; quien no quiere hacer nada encuentra una excusa (PROVEBIO CHINO).

Acerca de Alfonso Domínguez

Ingeniero de educación, de profesión y de culto, en la especialidad de Organización. Mi día a día se dedica a las personas (responsabilidad), la creatividad (hacia la innovación) y el cliente que somos (calidad). Pienso que a esto se reduce muy buena parte de ese día a día: a nuestras relaciones y a resolver problemas, ofreciendo lo mejor de nosotros.

Échate un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s